Preparar a nuestros niños con autismo, con trastornos de déficit de atención, y con otras “habilidades especiales” para la transición a la escuela intermedia o “middle school”

June 12, 2018
Disability Services
Special Needs
News

Por el Dr. Eric Nach, médico especialista doctorado, con maestría en Educación y Certificación A.S.D-Autism Spectrum Disorders (referente al ámbito de trastornos de autismo)

 

La transición de la escuela primaria a “middle school” o escuela intermedia (compuesta por sexto, séptimo y octavo grado), es un gran hito para todos los niños y sus padres. Para los niños con autismo, ADHD (que en español equivale al: “trastorno de déficit de atención”), o bien con otras “habilidades especiales”, este cambio de vida radical es aún más traumático que para los compañeros que no presentan ningún trastorno. Como la vida está llena de muchos retos inesperados, la falta de previsibilidad en la interacción diaria es especialmente difícil para estos niños e igualmente exigente para sus familias. Si bien es posible planificar y prepararse para los cambios que surgirán a partir de la transición a la escuela intermedia, la experiencia sugiere que en la práctica no hay garantías de éxito.

La escuela intermedia presenta expectativas muy diferentes, tanto para los padres como para los estudiantes quienes enfrentarán un mayor grado de exigencia de los profesores, en comparación a los requerimientos típicos de la escuela primaria. Nuestra experiencia de apoyo, nos indica que existen muchos factores que contribuyen al éxito y a la felicidad del estudiante en dicho período escolar. La intensidad y el impacto de la transición es diferente para cada uno de los niños con autismo, trastorno de déficit de atención y otras “habilidades especiales”, así como también la manera en la que cada familia se prepara para enfrentar el desafío.

El objetivo principal de los maestros de la escuela intermedia consiste en ayudar a los alumnos a desarrollar las habilidades necesarias para tener éxito tanto en sexto, séptimo y octavo grado, como en la escuela secundaria y, por supuesto también, una vez finalizados estos ciclos escolares. Los profesores de la escuela intermedia esperan que todos los estudiantes se manejen con un mayor nivel de independencia en comparación con la escuela primaria. De nuestra experiencia se desprende que los docentes que con mayor éxito ayudan a “nuestros niños” a adaptarse a la escuela intermedia tienen bien claro que, a nivel emocional, social, conductual, y, algunas veces, incluso a nivel académico, prácticamente todos los alumnos nuevos de sexto grado aún se conducen como alumnos de quinto grado de la escuela primaria o incluso como alumnos de niveles inferiores. La madurez social y emocional de nuestros niños con autismo, con trastornos de déficit de atención, y otras “habilidades especiales” suele variar, aunque muchos sobresalgan desde el punto de vista académico. La mayoría de “nuestros hijos” necesitan que les enseñen directamente cómo funcionar en un campus escolar debido

a problemas de “percepción” y a los retos asociados con la “Teoría de la Mente”, que se refiere a la capacidad de comprender los pensamientos y las percepciones de los demás. Algunas de las capacidades que necesitan aprender incluyen: asimilación de nuevas rutinas, organización (ya que ahora tendrán seis o más clases independientes), auto-defensa (cómo asegurarse de que sus necesidades sean satisfechas), socialización (muchas veces los niños con quienes crecieron y con quienes compartieron experiencias ya no están con ellos). El desplazamiento a gran cantidad de clases en un campus mucho más grande y con muchos más estudiantes y profesores implicará una gran tarea de planificación, dedicación y esfuerzo por parte de todos los involucrados: padres, maestros, administradores, personal de apoyo, especialistas y los propios niños. En la escuela secundaria, los maestros se focalizan mucho más en los contenidos, en la transmisión de conocimientos específicos a cada materia, para que los estudiantes dominen cada área de conocimiento, mientras que se adaptan a muchos de los mismos problemas transicionales que los estudiantes comunes y maestros.

Los maestros de escuela primaria pueden invertir más tiempo con los estudiantes y de este modo conocen sus estilos de aprendizaje y sus particularidades. Muchos de nuestros niños con autismo, con trastornos de déficit de atención, u otras “habilidades especiales” aprenden por estimulación visual y se benefician al observar, al mirar a otros organizar cosas, en un contexto de clase específico. Ellos necesitan que se les muestre cómo utilizar sus materiales. A menudo muchos llaman a sus mochilas: “el agujero negro”, debido a que frecuentemente el trabajo realizado en clase y otros materiales desaparecen misteriosamente, a menudo debido a problemas con el “funcionamiento operativo”, desafío de muchos de los estudiantes de escuela intermedia. Es evidente que la falta de organización, planificación y seguimiento, o como lo llaman algunos, los  “desperfectos operativos” son más agobiantes para “nuestros niños” ya que afectan todos los aspectos de sus vidas. Necesitan aprender a desplazarse de una clase a la otra, a desenvolverse en el comedor escolar, a ingresar y a salir de la escuela, a adaptarse a las rutinas para ir al baño, a encontrar y utilizar el autobús, o bien ubicar y formar la fila donde los recogerán sus padres, comprender qué hacer antes del día escolar y luego de que éste finaliza, y manejarse sin problemas en todas las áreas de la escuela, incluso en el gimnasio.

La experimentación de situaciones reales de vida beneficia a nuestros hijos autistas para que luego puedan, en la práctica, adaptarse con éxito al contexto escolar. Deben implementar muchas habilidades sociales y académicas que les permitan interactuar con sus compañeros, maestros y otras personas en general, para lo cual es necesario que les enseñen dichas habilidades directamente. Algunas otras destrezas a adquirir consisten en saber cómo completar las tareas, tomar apuntes y realizar las actividades en clase, mientras defienden sus logros, estudian y pasan pruebas con éxito.

La adecuada planificación y seguimiento pueden marcar la diferencia entre una transición exitosa o devastadora de la escuela primaria a la intermedia. Es éste el momento de asegurarse que tanto los padres como los alumnos tengan claro el plan de transición a implementar.

 

El Dr. Nach es especialista en Desarrollo y Comportamiento, y Presidente de la organización: Support for Students Growth Center , o “Apoyo para los Alumnos del Centro de Desarrollo” ubicado en Boca Ratón. En su centro, el Dr. Nach y su equipo de profesionales ofrecen servicios sociales, conductuales y académicos para niños, adolescentes y jóvenes, como así también para sus familias. www.SupportForStudentsGrowthCenter.com

Share this post

Learn More About CSC Broward

Accessibility Statement

Our organization provides leadership, advocacy and resources to enhance the lives of the children of Broward County and empower them to become responsible, productive adults.

Stay Connected

Find A Program That Fits Your Needs

Other CSC-Funded Community Initiatives
2-1-1 Broward General Hotline | 2-1-1 Broward

2-1-1 Broward, an information & referral line, provides a 24-hour, comprehensive help line and support service for individuals seeking crisis intervention assistance and/or information and referrals to health and human services in Broward County. An impressive database of information is used to provide community callers with current, relevant information regarding a wide variety of services within the community. All calls are toll-free, confidential and anonymous from anywhere in Broward County.

Other CSC-Funded Community Initiatives
2-1-1 Broward Special Needs and Behavioral Health | 2-1-1 Broward

The 2-1-1 Hotline is Broward’s single source for information and referrals for children with behavioral health needs and disabilities. The hotline’s specialized staff focuses on helping parents, caregivers, agencies, and medical practitioners who serve the needs of children, find programming, support and hope. A case management component is also available for families in need of assistance accessing and navigating the special needs and behavioral health system of care.

Capacity Building
Capacity Building Mini Grants | Children's Services Council of Broward County

Infrastructure building support is provided to local child and family serving nonprofit organizations through our annual Capacity Buildings Mini Grants. Through a competitive grant process, local organizations are awarded funding for capacity building projects, professional business coaching and or fundraising support each year.
Primary POC: Adamma DuCille | aducille@cscbroward.org

Other CSC-Funded Community Initiatives
Community Builders| Children's Services Council of Broward County

Improving Lives Through Collective Impact through the Broward County Children’s Strategic Plan

Health & Safety Initiatives
Cribs for Kids | Broward Healthy Start Coalition, Inc.

In 2003, the American Academy of Pediatrics (AAP) published a report that estimated that the risk of infant suffocation increases 20-fold when infants and adults sleep in the same bed. In 2005, the AAP restated that co-sleeping is a growing concern and recommended that infants not share a bed during sleep.

Capacity Building
CSC Sponsored Trainings | Children's Services Council of Broward County

The CSC offers quality and affordable training workshops for professionals serving children and families in Broward County. Each session is led by instructors that are highly qualified and experienced in their field to provide an optimal learning environment. CEU’s are also offered for many of the completed courses. For a training calendar and to register, please visit our website at training.cscbroward.org.

Primary POC: Adamma DuCille | aducille@cscbroward.org

Health & Safety Initiatives
Drowning Prevention | Florida Department of Health in Broward County

Drowning Prevention is a collaborative community effort driven by the Drowning Prevention Task Force. In 2009, the Children’s Services Council allocated funding to support a full-time coordinator housed at the Broward County Health Department who provides insight and accountability for the implementation of the Drowning Prevention Action Plan.
Task Force members create a culture throughout Broward County that infuses drowning prevention methodologies, practices, and messages throughout the community, directly impacting families with young children by:

The Faces of CSC

The impact Future Prep had on Sarah fomented her desire to give back to her community. Today, she is a Counselor for Memorial’s CSC-funded Youth Force program, helping other young people gain confidence and determine their own path for the future.
This program has touched me and made a difference in my life.
Thanks to the Children’s Services Council and the YMCA of Broward County, students have an opportunity to give a voice to issues that are important to them.